Pages

Monday, December 27, 2010

Ni sabes de dónde viene ni a dónde va...


"El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu" (Juan 3:8).

!Dios les bendiga!

Sunday, December 26, 2010

“Los Terremotos” Señales del Apocalipsis


En las Sagradas Escrituras se registran muchos terremotos. Entre ellos podemos encontrar los siguientes: el terremoto que se registra en la experiencia de Elías en la cueva, el terremoto que ocurrió en los días del rey Uzías, rey de Judá; el temblor después de que el Señor entregó su espíritu, y el terremoto que ocurrió cuando un ángel del Señor descendió del cielo y removió la piedra del sepulcro en el que Él se encontraba. Sin embargo, estos terremotos no son los únicos porque todavía faltan los que se encuentran registrados en el apocalipsis.

Antes de adentrarnos en el tema, quisiera mencionar que los terremotos son una de las señales que el Señor dio a sus discípulos; de su venida, y del fin del siglo. “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Mateo 24:3). “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de Dolores” (Mateo 24:7-8). “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá terremotos en muchos lugares, y habrá hambres y alborotos; principios de dolores son estos” (Marcos 13:8). Luego se repite en El evangelio de Lucas señala lo siguiente: “y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo” (Lucas 21:11).

A continuación, los terremotos registrados en el Apocalipsis:
• “Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre” (Apocalipsis 6:12) “y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?” (Apocalipsis 6:23-17).

• “Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto” (Apocalipsis 8:1-5).

• “Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio. Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra. Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera. Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran. Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo” (Apocalipsis 11:3-13).

• “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo” (Apocalipsis 11:15-19).

• “El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande” (Apocalipsis 16:17-21).

Los terremotos anteriormente mencionados, son los que se encuentran en el apocalipsis. Aunque se han registrado muchos terremotos en la historia, y quizá todavía faltan más, estos últimos que aparecen en el apocalipsis, serán terribles. Y el último que aparece dice: “cual no hubo jamás desde que los hombres han estado en la tierra”.

Estos fenómenos analizados junto con el resto de las señales, ayudan a entender que Cristo está a las puertas, y el fin de los siglos se cerca. Estemos preparados como creyentes velando, y rogándole al Señor, como lo dice su Palabra “Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis TENIDOS POR DIGNOS DE ESCAPAR de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre” (Lucas 21:36).

Dios les bendiga, en Cristo.


Saturday, December 25, 2010

Os Doy Nuevas de Gran Gozo

…Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin (Lucas 1:26-33).

Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva; pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones. Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre, y su misericordia es de generación en generación a los que le temen. Hizo proezas con su brazo; esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. Quitó de los tronos a los poderosos, y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes, y a los ricos envió vacíos. Socorrió a Israel su siervo, acordándose de la misericordia de la cual habló a nuestros padres, para con Abraham y su descendencia para siempre (Lucas 1:46-55).

Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad. Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por cuanto era de la casa y familia de David; para ser empadronado con María su mujer, desposada con él, la cual estaba encinta. Y aconteció que estando ellos allí, se cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón. Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor (Lucas 2:8-11).


¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Lucas 2:14).

Les saludo y les bendigo en Cristo Jesús, nuestro salvador. Deseando que este año crezcamos en el conocimiento de Dios, que su gracia sea con nosotros; y que la paz que sobrepasa todo entendimiento guarde nuestros corazones en Cristo, nuestro Señor. Amén.

Señor Eres el Único Digno de Gloria



Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas (Apocalipsis 4:11).

Saturday, December 18, 2010

Fiestas y Días Sagrados

Según Thomas D. Lea, en su libro El Nuevo Testamento su Trasfondo y su Mensaje, “el calendario religioso judío prescribía la observancia de un sábado semanal, otras fiestas mensuales menos significativas y siete fiestas anuales. Había tres grandes fiestas: La Pascua, Pentecostés, y Los Tabernáculos”.

Fiestas (nombres, propósitos, y fechas):
                                                                                                                                                                                                        Nombre: Pascua y Panes sin Levadura (Juan 13:1). 
Propósito: Conmemorar el éxodo desde Egipto y el comienzo de la cosecha de los granos (Lev. 23:10-14). 
Fecha: 14,15-21 de Nisán (abril).










Nombre: Pentecostés (Hechos 2:1-4). 
Propósito: Final de la cosecha de granos y conmemoración de la entrega de la ley
Fecha: mayo-junio.











Nombre: Trompetas o Rosh Hashsnah.
Propósito: Comienzo del año civil de los judíos.
Fecha: septiembre- octubre.











Nombre: Día de la Expiación o Yom Kippur
Época del arrepentimiento nacional, ayuno y expiación. 
Fecha: octubre.











Nombre: Tabernáculos o Cabañas (Juan 7:2-3). 
Conmemoración del tiempo de vagar por el desierto y el final de la cosecha de la uva. Una fiesta alegre y popular. 
Fecha: octubre.














Nombre: Luces, Dedicación o Hanukak (Juan 10:22). 
Propósito: Conmemorar la re dedicación del templo por Judas Macabeo; luces brillantes en el hogar y el templo
Fecha: Diciembre.














Nombre: Purim
Propósito: Conmemorar la liberación de Israel en la época de Ester (Ester 9:28).
Fecha: Marzo.













!Shalom! Dios les bendiga. 


Wednesday, December 8, 2010

¿Qué Lecciones Podemos Aprender del Cautiverio?

Existen muchas lecciones que podemos aprender del cautiverio. Según Jack Scott, en su Libro El Plan de Dios en el Antiguo Testamento, Dios escogió a Babilonia como instrumento de juicio. Según Francisco Precioso Izquierdo, autor de El Cautiverio Babilónico y su Repercusión en la Fe del Pueblo Israelí, “Es ahora, en estos momentos de inmerso dolor y confusión, cuando se plantean verdaderamente los problemas del credo judío y la necesidad de revisarlos para re-conducir la situación de Israel, con el fin último de volver a ser agradables ante los ojos de Yahvhé. Son el dolor y el sufrimiento, los motores de toda la ola de renovación y de revi¬sión que en Babilonia, la comunidad israelí inicia para volver a ser agradable a los designios de Yahvéh y confiados en su perdón, volver cuanto antes a su tierra. La razón principal, la respuesta a la pregunta de cómo fue capaz Israel de soportar tan alto grado de calamidad y de angustia, sólo la encontramos en su fe y en el profundo examen de conciencia que durante el exilio realizó, animado por la impronta de figu¬ras como Ezequiel, que confiaría en la purificación de su pueblo y en la recompensa divina”.

La situación de Israel, no fue fácil. La desobediencia, la dureza de corazón, la falta de conocimiento de las leyes de nuestro Dios, fueron algunas de las causas que provocaron su caída. Sin embargo, Dios promete la restauración de su pueblo. En medio del sufrimiento, Israel reconoce que Dios es el único que los puede ayudar y que lo necesitan para poder ser restaurados. En Isaías 5:13 encontramos la siguiente aseveración: “Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed”.

Creo que El Señor es soberano y nos enseña como Él lo desea. Es tan grande su amor, que prefiere corregirnos para que no perezcamos. Sin embargo, “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados”. Y que pide Dios de nosotros, que le obedezcamos, que le conozcamos y crezcamos en la obediencia y fe de su Palabra. Así que, sólo lo logramos en Él, por Él y para Él. Gloria al Dios Eterno. Amén.

Bendiciones en Cristo.

Tuesday, December 7, 2010

¿Quién es Mi Madre y Mis Hermanos?


Una de las cosas que ha llamado mi atención y en la cual he estado reflexionando, es ¿quiénes son mis verdaderos hermanos? No tenemos derecho a juzgar, porque sólo uno es el que juzga, y es el Todopoderoso Dios. Pero, en las iglesias solemos llamarnos hermanos porque somos hermanos en Cristo, y pertenecemos al cuerpo de Cristo, que es la iglesia. Sin embargo, también Judas fue contado con los apóstoles, como parte de ellos, pero no lo era. Por esta razón, surgió la pregunta, como lo mencioné anteriormente ¿quiénes son mis verdaderos hermanos? Así que, hoy comparto esto con ustedes, y alabo a Dios por darme tan maravillosa respuesta:

Jesús subió al monte, “y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios: a Simón, a quien puso por sobrenombre Pedro; a Jacobo hijo de Zebedeo, y a Juan hermano de Jacobo, a quienes apellidó Boanerges, esto es, Hijos del trueno; a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que le entregó. Y vinieron a casa. Y se agolpó de nuevo la gente, de modo que ellos ni aun podían comer pan. Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí” (Marcos 3: 13-21).

“Vienen después sus hermanos y su madre, y quedándose afuera, enviaron a llamarle. Y la gente que estaba sentada alrededor de él le dijo: Tu madre y tus hermanos están afuera, y te buscan. El les respondió diciendo: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y mirando a los que estaban sentados alrededor de él, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre” (Marcos 3:31-35).

También se dice en Mateo:

“Y le dijo uno: He aquí tu madre y tus hermanos están afuera, y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre” (Mateo 12:47-50).

Y se repite en Lucas:

Y se le avisó, diciendo: Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte. El entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen” (Lucas 20-21).

En los evangelios sinópticos encontramos esta respuesta tan maravillosa. ¿Quién es mi madre, y quiénes son mis hermanos? La divina respuesta dice: “Porque todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre”.


La Biblia nos insta a hacer la voluntad de Dios. También, nos dice que no seamos oidores olvidadizos, sino hacedores de la Palabra. Como lo dice Apocalipsis 3:10 “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra”.

En conclusión, mi hermano, hermana y madre, son los que oyen la Palabra de Dios y la hacen. Aunque no somos perfectos, estamos día a día aprendiendo y nutriéndonos de la Palabra para obrar conforme a la voluntad de Dios y no ser como aquellos que perecieron porque les faltó conocimiento. Y esto “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13).

Dios les bendiga en Cristo Jesús nuestro salvador.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esforzaos

"Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá , y os salvará ".

Isaías 35:3-4

Lo más leído

Twitter

encyclopedia

Eclipse Total de Sol Agosto 21, 2017

Eclipse Total de Sol Agosto 21, 2017

Moon

CURRENT MOON

Noticias Aurora Digital

Noticias

News from Israel

Jerusalem Post