Pages

Saturday, September 11, 2010

Más allá de la muerte

A lo largo de la historia infinidad de hechos han separado al hombre, pero hay uno que es común en todos. Para los agnósticos y los escépticos es difícil creer en la vida después de la muerte. Por una parte, religiones como el Judaísmo, el cristianismo y el islamismo, creen en la resurrección y el juicio. Por otra parte, los hinduistas y budistas, comparten la teoría de la reencarnación de los seres vivos, en el samsara. Para los nihilistas, es el fin absoluto. A pesar de todas estas teorías, el ser humano nace con una sentencia sobre si, la muerte.

En los libros sapienciales, hace más de cuatro mil años, un personaje bíblico, llamado Job, se preguntó “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” La existencia de la vida después de la muerte es una interrogante que atemoriza a la mayoría de los seres humanos, y a pesar de la fe que profesan sienten temor al hablar del tema. Muchos se preguntan qué sucede después que todo termina en este breve espacio de tiempo terrenal.

"La vida es el espacio de tiempo que transcurre desde el nacimiento de un ser humano vivo hasta la muerte". Esta implica necesidades como nacer, crecer, desarrollarse y reproducirse. En términos cristianos, la vida es un breve periodo de tiempo que conduce el alma al camino eterno. En este breve periodo, el ser humano en su libre albedrió escoge donde quiere pasar la eternidad.

De ahí en adelante, existen dos caminos: o la vida eterna o el castigo eterno. Las Escrituras enseñan “Por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Sin embargo, como el pecado es transgresión de la ley y la paga del pecado es la muerte, Dios por amor al mundo envía a su Hijo Jesucristo; para que muera y pague por todos los pecados de la humanidad. De esta manera, muere un justo por los transgresores y ofrece la esperanza de la vida eterna a todos aquellos que en él crean. Sin embargo, las Escritura también exhortan a los que no aceptan la dadiva de Dios. Según las Escrituras, el Sheol, que se tradujo al griego como Hades y en español significa infierno, es real; es un lugar de tormento, y es allí donde van las almas que no se acogen a la misericordia divina. También se conoce como fuego eterno, horno de fuego, donde será el lloro y el crujir de dientes; y donde el gusano nunca muere y el fuego del infierno nunca se apaga.

Bíblicamente el ser humano fue creado a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto es diferente a todo lo creado. Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creo” (G. 1:26-27), así lo dice la Biblia. Sin embargo, las palabras imagen y semejanza encierran un sentido profundo. “En el idioma hebreo, original de la Biblia, aparecen cuatro vocablos que pueden ser causa de confusión: Toár, aspecto físico externo; tavnit, configuración material; tsélem, forma espiritual; y demut, imagen espiritual. Esto implica que el hombre al igual que Dios, posee capacidad para pensar, sentir, decidir, crear, gobernar y existir eternamente; existir más allá de esta vida corporal y terrenal”.

“El ser humano es tripartito y está conformado por cuerpo, espíritu y alma. El cuerpo, está compuesto por carne, hueso, sangre, órganos vitales y piel. El espíritu, que en hebreo se llama Ruaj y en griego Pneuma o Aire, es la parte más profunda del ser; ya que es el aliento de vida que Dios le da a todo humano. Bíblicamente, el cuerpo vuelve al polvo, como era, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio. El alma, que en el idioma hebreo se llama Nefesh, es el centro de los pensamientos, sentimientos, voluntad y posee capacidad creadora. Para los cristianos, el alma necesita salvación y la única manera establecida por Dios para ello, es creer en el Hijo de Dios y aceptar con todo el corazón el mensaje que él predicó y dejó plasmado en su Palabra. Para estos, aceptar a Cristo como salvador y dejar la vida pecaminosa para obedecer al Dios vivo, es sinónimo de salvación”.

En términos budistas o hinduistas la reencarnación ofrece una segunda oportunidad. Para algunos que desechan la resurrección, la reencarnación es su creencia. Desde la antigüedad, las religiones idolatras y paganas como la egipcia, griega, hindú y budista, han creído en la reencarnación. Para algunas de estas personas la rueda del karma ofrece una solución. La teoría de esta creencia, está basada en las buenas acciones que detendrán la rueda del karma, y harán que cese el ciclo. Según ellos están en camino a grandes verdades. Pero si la Palabra de Dios es viva y eficaz y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón, estos no reencarnaran en otro ser humano o en algún animal, sino aparecerán en el día del juicio.

La muerte no es el fin de la existencia. Ésta se entiende como “la separación o desprendimiento del espíritu humano y del alma que abandonan el cuerpo al momento de la muerte”. El alma que abandona el cuerpo es una entidad inmaterial, así como el fuego es inmaterial. “Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28), así lo dice la Biblia. Pero, ¿Qué se quema en el infierno si el alma es inmaterial? Existe una dualidad, el alma es inmaterial, pero material. Esta visión es difícil de comprender.

En la falsamente llamada ciencia, la ciencia que estudia el fenómeno de la muerte es la tanatología. “Del griego tanatos que significa separación o desprendimiento y logos que se traduce por estudio. La tanatología se divide en tres grandes ramas. La primera es la tanatología médica, en sí prepara a las personas para afrontar la muerte. La segunda es la tanatología forense, ésta es la determinación de los peritos en medicina legal acerca de las razones que llevaron a la muerte a determinada persona, causa de la muerte del individuo o mortis causa. La última es la tanatología bíblica, estudia lo que la Biblia y algunas religiones creen o profesan sobre la muerte y sus consecuencias”.

Según, el Dr. Kenneth Ring de la Universidad de Connecticut “Las personas flotan sobre su cuerpo físico, observando todo el acontecimiento y perciben que poseen otro cuerpo. Suelen presenciar su cuerpo inerte en la cama o quirófano. Escuchan y ven como se les declara fallecidos. Se van elevando y atraviesan un túnel oscuro”.

“En una investigación, en Alemania, se comprobó que más de cinco mil personas tuvieron la experiencia de haber salido de sus cuerpos. Más de cinco mil personas que fueron dadas en principio como clínicamente muertas por padecer Catalepsia, haber estado en estado de coma, o haber precisado electro shock, afirman que oyeron y vieron cosas que en la mayoría de sus casos los dejaron aterrorizados. Algunos cuentan sus visiones y sus experiencias a través de túneles oscuros o con mucha luz”.

La muerte es un fenómeno que atemoriza aun a los más valientes. Es un hecho que no hace diferencias entre grandes o pequeños, ricos o pobres, libres o esclavos, blancos o negros, judíos o cristianos. Este acontecimiento, despierta el interés de científicos, religiosos y personas en general. Las Escrituras narran el suceso de esta manera: “Me alzaste sobre el viento, me hiciste cabalgar en él y disolviste mi sustancia. Porque yo sé que me conduces a la muerte, y a la casa determinada a todo viviente”(Job 30:22).


Salomón, último rey de Israel, quien fue célebre por su sabiduría y la abundancia de sus riquezas, afirmó que el hombre es eterno. “Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen él. Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin" (Eclesiastés 10:11). Además, Juan, apóstol de Jesucristo, dijo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:16).


En fin, un mismo suceso se manifiesta al hombre. En algún momento de su existencia la sentencia se cumple. No existen diferencias cuando la muerte llega. Sin embargo, si existe un camino, y una oportunidad para aquellos que tienen fe, en Cristo, como salvador. Jesús dijo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6). ¿Tendrá usted la fe correcta?




Dios les bendiga, en Cristo. 

No comments:

Post a Comment

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Esforzaos

"Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá , y os salvará ".

Isaías 35:3-4

Lo más leído

Twitter

encyclopedia

Eclipse Total de Sol Agosto 21, 2017

Eclipse Total de Sol Agosto 21, 2017

Moon

CURRENT MOON

Noticias Aurora Digital

Noticias

News from Israel

Jerusalem Post